En Estados Unidos, los empleadores tienen prohibido discriminar de cualquier manera a un trabajador o un candidato de empleo. Sin embargo, lamentablemente, la discriminación sigue estando presente en el entorno laboral. Hoy hablaremos específicamente de un tipo de discriminación que, desafortunadamente, es común en nuestro país. Nos referimos a la discriminación por el estatus migratorio de una persona.

Construir una vida en un país nuevo puede ser suficientemente estresante; ajustarse a una nueva cultura y posiblemente a un nuevo idioma puede hacer esto aun más complejo. A pesar de que la mayoría de los inmigrantes buscan oportunidades de trabajo y estudios para desarrollarse y tener una mejor vida, a veces se encuentran con situaciones adversas, como la discriminación.

Muchos inmigrantes se han visto discriminados por su situación migratoria dentro del país por medio de acciones como:

Estas acciones son ilegales y no deben ser toleradas. De hecho, la Ley de Control y Reforma de la Inmigración de 1986 (IRCA) establece que es ilegal que un empleador discrimine con respecto a la contratación, el despido o el reclutamiento o la remisión a cambio de una tarifa, en función de la ciudadanía o el estado migratorio de una persona. Lamentablemente, muchas personas que sufren discriminación guardan silencio por miedo a represalias.

Si usted está sufriendo de discriminación en el trabajo debido a su estatus migratorio, ya sea por parte de su empleador o sus compañeros, debe reportarlo. Incluso si las acciones aparentan ser sutilesy minimas, como bromas y chistes, usted tiene derecho a demandar y exigir que se respeten sus derechos.

Recuerde que sin importar de donde venga, no está solo. Existen leyes que lo protegen en el ámbito laboral y en Lara & Luna APC podemos acompañarlo durante su proceso legal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.